Princesas Disney ¿Por qué no?

¡Estoy harta de ver como satanizan a las princesas Disney! sí satanizarlas, porque si no son p… son demoniacas, sumisas, interesadas, tontas y demás despectivos que por ser “mujeres lindas” se les atribuyen. Y es que todos hemos compartido videos o blogs hablando del mal ejemplo que vienen a ser estas señoritas de los cuentos de hadas que esperan ser rescatadas por el príncipe azul. He leído ciertos artículos que hablan sobre sus películas y los efectos negativos en las niñas al resaltar la feminidad  y entonces me pregunto ¿por qué no es negativo Cars en los niños cuando “resaltaría” su masculinidad? ¿Por qué continuar con la tendencia de querer cambiar el pensamiento de las niñas y decir que ser princesas no está bien? ¿ Por qué juzgar duramente a estos personajes de caricatura? ¿qué culpa tienen las “bonitas” de serlo? ¿por qué tener belleza, cantar bien y ser bondadosa no es tan bueno como volvernos verdes del enojo para convertirnos en un gigante musculoso? Y entonces nada nos embona y nos quejamos de que deberían existir más protagonistas superheroínas en el cine, pero criticamos a Disney que lleva años haciendo de las princesas sus personajes principales que no dudan en salir al rescate de su familia, de su pueblo o de ellas mismas (“egoístas les dicen”).

Continuando con todo lo negativo, las soberanas del imperio Disney son acusadas de motivar a los niños a querer comprar sus productos haciéndolos “consumistas” (como si Star Wars , por decir un ejemplo, no fuera una invasión de mercadotecnia). Ahora bien, podrán inundar los estantes con miles de juguetes pero si tus hijos son demandantes es porque así los criaste, al fin y al cabo tú eres quien paga por todo lo que tus hijos adquieren. Yo crecí viendo las películas de Disney y si bien recuerdo la única vez que realmente di de pataletas en el piso fue por una muñeca Barbie que tenía un envidiable vestido rosa tan esponjado que apenas cabía en el empaque. Aunque me gustaban las películas de princesas no lloré por sus juguetes a mis padres, no quise vestirme de ellas o tener una fiesta con esa temática, no hice cartas a los reyes para pedir productos con su dibujo impreso, ni siquiera me emocioné por querer  ir a Walt Disney World en Orlando Florida (lo digo con el tono de voz de aquellos comerciales de antaño). Somos los padres de ahora quienes hacemos a nuestros hijos consumistas y no las princesas en sí. Yo misma me he emocionado más que mis hijos cuando pasamos por el pasillo de juguetes y vemos los últimos artículos de princesas.

Deberíamos enseñar a nuestras crías ambas caras de la moneda, al mostrarles que no sólo existe el mundo de fantasía del ratocinto Miguel. El problema es que le dejamos toda la responsabilidad a la televisión y culpamos a las princesitas. En casa contaba con varias versiones de la historia, por una parte se apilaban las cajas de VHS de Disney y por otra, mi padre siempre me compraba libros de cuentos clásicos. Tuve la opción de elegir el final de las historias: cuando  las hermanas de la Sirenita sacrificaron sus cabelleras a cambio de una daga envenenada con la que debía matar al príncipe para ella salvarse, yo pensé que era mejor el final feliz de Ariel donde consigue matrimonio con el príncipe Eric;  lanzarme de un barco como la Sirenita de Andersen y convertirme en espuma de mar no era algo que hubiese hecho, ¡vaya! ni siquiera quise pensar en enterrar una daga en el corazón del príncipe (que no me amaba); para mí la versión de Disney era más fácil de digerir y opté por quedarme con ella. Mi hija, en cambio, me ha sorprendido al decirme que le ha gustado más el final del cuento original por parecer más “verdadero”.

IMG_20170610_191142_521

Así como mi padre me daba las opciones del libro y la película, yo ahora les doy a mis hijos las versiones de los libros, las películas de Disney y además los motivo a ver otras películas de compañías como Studio Ghibli. De este estudio japonés nos gusta ver principalmente producciones del director Hayao Miyazaki en las que sus protagonistas  son mujeres fuertes, inteligentes e independientes, algunas princesas y otras no, pero todas ellas desempeñan el papel de heroínas que “luchan con todas sus fuerzas por lo que creen”. Y es que ¡basta de quejarnos! si no nos “laten” las princesas busquemos nuestras opciones, en la televisión luego de los deberes diarios y si hay tiempo nos sentamos un rato a ver series como Sailor Moon, Star vs las fuerzas del mal, Gravity Falls con un personaje femenino  llamado Mabel que es una niña lista, graciosa y que tiene la colección más grande de abrigos que “cute” que pueda existir. Otra serie de dibujos animados que incluye mujeres es Hora de aventura con la Princesa Chicle o Dulce Princesa en México, cuyo color es rosa y aunque es un poco “fresa” es, además, una brillante científica (ser una princesa rosa no te hace tonta), otro personaje de esta serie animada es la Princesa Grumosa quien es la más “cool” de las fiestas aunque también es ruda y muy sincera. Y ya que hablamos de personajes femeninos destacables habré de recomendar el libro titulado “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes” que contiene cien historias extraordinarias de mujeres “reales” que han sobresalido en diferentes campos. Mi hija recibió el libro como regalo de navidad de manos de su tía y cada noche lee dos páginas sobre la vida de sus protagonistas quienes han cambiado el mundo.

20180119_212357.jpg

Pero si sigues con el terco argumento de que Disney debería cambiar el papel de sus chicas, la compañía ha optado por apostar en princesas independientes que escriben su propio destino y luchan por sus deseos como Mérida, Elsa de Frozen, Moana, Mulán y otras más. Juzgar las historias de las primeras princesas -como Blanca Nieves- es juzgar parte de la literatura clásica infantil en la que están basadas, cuyas narrativas originales no son precisamente una apología a la igualdad de género por la época en que fueron escritas. Tenemos que entender el contexto en que se crearon las primeras cintas como Blanca Nieves (1937) y La Cenicienta (1950) épocas en las que se empezaba a dar voz a la mujer, por ejemplo en el México de 1953 apenas las mujeres pudieron expresar su opinión electoral a través del voto.

Cuando era pequeña le pregunté a mis primas cómo podría convertirme en una princesa real, ellas me respondieron que las princesas reales no existen en nuestro país, me sentí triste y muy decepcionada, de verdad quería vivir en un castillo y gobernar a todo el país. Entonces les pregunté qué era lo más cercano a una princesa en México y me respondieron que “un Presidente”.

-“¿y yo puedo ser presidente?”

-“No, en nuestro país los únicos presidentes son hombres” – respondieron.

Sus palabras cayeron como un balde de agua helada para una niña de 7 años. Hace poco mi hija me hizo la misma pregunta y yo pude responder de forma distinta, le hablé de cómo se crea la nobleza, algo desanimada me cuestionó sobre “qué era lo más cercano a una princesa en nuestro país” y entonces le dije: “un presidente y… las mujeres también pueden ser presidentes”. Mi respuesta la hizo sentirse motivada aunque luego de pensarlo opinó que el cargo de Presidente implicaba una gran responsabilidad,  responsabilidad de la que ella como niña no quería preocuparse, cuando fuese grande tal vez lo reconsideraría, por ahora era feliz de jugar con sus vestidos de princesas porque para ella estaba bien imaginar que su habitación era un bosque encantado en el que vivía. Busquemos un equilibrio con la realidad sin cortar la ilusión de un tajo, de ilusiones no se vive solamente pero la ilusión nos motiva a cumplir nuestros objetivos. ¿por qué querer que los niños no tengan ilusiones?

35b91438195af6e3f447befa010f5100

Nos angustiamos demasiado por la narrativa pasiva del mundo de princesas “clásicas” (las antiguas sí) y de lo irreales que son que no vemos lo positivo y queremos acabar con el deseo de las niñas de ser como ellas. Las princesas desempeñan sus propios papeles de acuerdo a sus intereses en el contexto de la época en que vivían, Bella -quien era la única que leía en su pueblo- se enamora de la Bestia ¿qué culpa tuvo ella que gracias a su amor la bestia se convirtiera en un millonario y guapísimo príncipe? “¡Ah pero qué interesada era Bella!”; Cenicienta, a pesar de los malos tratos era buena con los ratoncitos de la casa (no importa tu condición social puedes aspirar a más y por más dura que sea tu situación no dejes de luchar y de ayudar a quienes lo necesiten) “¡Ah pero qué mal que Cenicienta se enamore de alguien que conoció en un baile!” pero ¿porqué los buenos sentimientos son menos loables que matar dragones, ganar carreras de autos, surcar los mares en galeones piratas?

Muchas de las críticas hacia las princesas de Disney vienen de padres que no quieren gastar sus salarios en tutús de Elsa o pelucas de Rapunzel y también de personas que ven las cosas desde una perspectiva adulta ya golpeada por la realidad. Se dice que tienen pocos diálogos y sus roles se limitan a esperar el príncipe azul cuando esto sólo aplica a las primeras princesas de la compañía y no a las nuevas princesas como Ana y Elsa que son las que toman la acción de la película sin necesidad de casarse al final; o bien podemos mencionar a Tiana una princesa no caucásica que siempre ha trabajado para poder abrir su propio restaurante. Las princesas actuales son inteligentes, aguerridas, compasivas y empáticas con el mundo que las rodea.

No digo que todo en el mundo de Disney sea bueno ni malo, es nuestro deber hacer de nuestros hijos personas críticas, claro no podemos exigir a un niño de 3 años un análisis de la película que acaba de ver, pero sí podemos -nosotros como adultos- observar con detalle lo que consideremos sean comportamientos desfavorables, evitar que los niños sigan conductas inadecuadas y hablar con nuestras crías sobres las características positivas de los personajes ya que muchas veces son el medio para acercarlos al mundo de la literatura. En lugar de comentar las características físicas como el cabello alborotado de Mérida digamos lo valerosa que es.  No digamos que Bella es muy bonita, en cambio mencionemos que es una mujer inteligente y con deseos de conocer más sobre el mundo que la rodea. Jazmín es valiente al no querer seguir con la tradición de casarse con un rico príncipe. Elsa es independiente y Ana es valiente al ir en búsqueda de su hermana (sororidad). Tal vez no todas las princesas encajen en los valores de nuestra familia, pero existen alternativas como Mulán o Moana quienes abandonan los roles de género previstos. Nos preocupamos tanto por el hecho de que las niñas quieran ser princesas pero no nos preocupa que nuestros hijos quieran ser piratas que provoquen el terror de los mares. Ariel ya no quería ser sirena, Jazmín deseaba escapar de una vida dentro de un palacio, Bella quería conocer más del mundo y leer más libros, Tiana emprender un negocio, Elsa vivir libremente; acaso las mujeres no pueden ir tras lo que quieren ¿es posible que únicamente los hombres tengan este derecho?

Finalmente les pregunto “¿por qué lo que es bueno para los niños es malo para las niñas?

20180103_134421.jpg

 

Escrito por

Madre de dos, esposa y apasionada lectora, amo escribir y compartir mis experiencias con otras madres. Cada día es un nuevo aprendizaje, nunca un niño será igual a otro. Aún tengo un lado infantil que salta a la aventura cada que juego con mis hijos. Me gusta hablar de todo: alimentación, estilo de vida, moda, decoración, diversión, manualidades, educación, todo lo referente a la vida en familia cual mami alebrije que soy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s